La Subsecretaría de Fiscalización y Control de la Municipalidad inspecciona periódicamente los establecimientos geriátricos para garantizar que tomen las medidas necesarias para asistir a nuestros mayores. Las normas de seguridad de estas residencias deben ser muy estrictas, por eso debemos controlar que se cumplan las siguientes consignas:

– No sobrecargar los circuitos eléctricos con adaptadores para conectar múltiples artefactos.

– Verificar semanalmente la acumulación de gases en campanas extractoras y chimeneas.

– No abandonar o arrojar algodones o telas impregnadas en alcohol o cualquier producto inflamable fuera de los recipientes adecuados.

– Revisar los matafuegos que se encuentren con carga y en vigencia.

– Controlar que los tableros eléctricos no tengan cables expuestos y que las conexiones eléctricas externas no estén a su alcance.

– No utilizar los mismos utensilios para manipular carne y verduras al mismo tiempo.

– Todo el personal debe tener la correspondiente libreta sanitaria.

– Controlar que nadie fume dentro del establecimiento

– Controlar que no se utilicen calentadores eléctricos, sobre todo en horarios nocturnos.

Si conocés algún establecimiento que no cumpla con estás normas podés informarlo de 10 a 16 horas en la Secretaría de Atención al Vecino. Por teléfono al 0800-888-4448 o en el CAV (Centro de Atención al Vecino) más cercano a tu barrio.