Con 21.500 luminarias LED instaladas, Tres de Febrero cambió la totalidad de los antiguos focos urbanos de sodio por los nuevos, que alumbran más y son amigables con el ambiente

El intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, y los vecinos de Pablo Podestá encendieron la última luz LED, alcanzando un hito histórico: llegar a una cobertura del 100% con esta nueva tecnología en todo el distrito.

El proyecto, que es parte de la transformación que lleva adelante el jefe comunal desde que asumió en 2015, benefició a todas las familias, que ahora disfrutan de calles con luminarias de última generación y más seguridad.

“Estamos muy orgullosos de este objetivo porque significa más calidad de vida, tranquilidad y ahorro energético” aseguró Valenzuela. “Estos cambios reales mejoran la vida de todos los vecinos, que son los verdaderos protagonistas de estos grandes avances”, agregó.

En total se instalaron 21.500 luminarias LED, que consumen un 60% menos de energía que las anteriores de sodio. Así, contribuyen a lograr una menor inversión y más rápida amortización a la vez que iluminan hasta ocho veces más.  

Las nuevas luces tienen una larga vida útil: hasta 50.000 horas frente a las 2.000 de una bombilla tradicional. Además, no dejan de funcionar, sino que se reduce progresivamente su capacidad lumínica, permitiendo anticipar cuándo es necesario hacer un recambio.

Finalmente, contribuyen al objetivo de Tres de Febrero de cuidar el ambiente y a los vecinos. Es que no generan luz ultravioleta ni infrarroja, evitando riesgos en la salud humana y de la flora y fauna. También reducen las emisiones de dióxido de carbono y son ecológicas.

El renovado parque lumínico se suma así a las obras que se están realizando para alcanzar el 100% de cloacas y a la cobertura total de agua potable que ya hay en Tres de Febrero.