16 octubre 2018


Sonrisas en el hospital

Integrantes de la ONG Hospipayasos recorren los servicios de Pediatría de distintos hospitales. La experiencia en el Bocalandro.


 Cada sábado, hace dos años, los “hospipayasos” llegan al Hospital Carlos Bocalandro de Loma Hermosa. Con sonrisas para cada uno de los pacientes,  transforman el lugar en una zona de juego y alegría.

Hospipayasos es una ONG integrada por 45 voluntarios de zona oeste, que se turnan para asistir a diferentes lugares como el Hospital de Niños de San Justo, el Hospital de Morón y el Policlínico de San Justo. También van dos veces por mes al servicio de Pediatría del Hospital Militar y al Hospital Santa Marina de Monte Grande. Es una asociación sin fines de lucro compuesta por un equipo de profesionales comprometidos con el bienestar de los pacientes. En el Bocalandro no sólo visitan la sala de Pediatría e Internación, que cuenta con aproximadamente 20 camas, sino que también interactúan con las personas que se les cruzan por los pasillos.

El equipo de hospipayasos que recorre el Bocalandro es dirigido por la médica Sandra Izzo y está conformado por un grupo de artistas y payasos hospitalarios: Claudio Pereyra (Petuño), Marisol Moreno (Josefina), Gabriel Iglesias (Clemente) y Rocío Tula (Florentina). «Especialistas en sonrisas, abrazos y buena onda», así es como ellos se definen. “Ahora termina el curso de formación de los nuevos payasos, que son 13, y van a comenzar a sumarse a las recorridas”, explicó Sandra. Los postulantes deben ser mayores de 18 años y tener el título secundario. Reciben una capacitación con talleres de entretenimiento artístico que duran entre cinco y seis meses.

Patch Adams, médico activista estadounidense y abanderado mundial de la «terapia de la risa», dijo alguna vez: “Soy el loco que cree que la risa lo cura todo”. Y así parece ser, reír es beneficioso para la salud por varios motivos. El humor reduce las hormonas del estrés. Una carcajada intensifica el ritmo cardíaco y estimula el sistema inmune. Al reírnos, aumentan los niveles de endorfinas, anestésico natural del cuerpo. Y los hospipayasos siguen su legado. Una vez que se colocan la nariz, transforman el ambiente del hospital. Cada sábado intentan transformar, a través de una sonrisa, la tristeza en alegría y el espacio en fantasía, dejando de lado, aunque sea por un rato, la angustia de la hospitalización.

*Para conocer más sobre Hospipayasos, los interesados pueden ingresar a www.hospipayasos.org, por correo electrónico a info@hospipayasos.org, por Facebook hospi payasos, Twitter: @loshospipayasos, Instagram: @hospipayasos o vía telefónica al (011) 68261604

Por Patricia Figueroa, estudiante de la carrera de Periodismo de la EMAC