29 septiembre 2020


El primer “intendente” de Tres de Febrero no fue humano


Era una mañana fría aquel 20 de julio de 1969, según refiere el historiador Horacio Callegari en su libro, “El Centro Cívico, una epopeya tresfebrerense”. Mientras el astronauta Neil Amstrong daba su primer paso en la Luna, aquí en Caseros – ciudad cabecera de Tres de Febrero – fueron paralizadas las obras de construcción del Palacio Municipal al toparse los obreros  con un fósil de doce mil años de antigüedad. Por eso podemos decir que se han cumplido 51 años de la asunción del “primer intendente” de nuestro municipio.

A cuarenta años desde su investigación sobre este acontecimiento, entrevistamos a Horacio Callegari. Nacido en Sáenz Peña y vecino de la localidad, confiesa que desde niño es un apasionado por la historia en general y la de Tres de Febrero en particular. La historia del fósil prehistórico la investigó a fondo con su colega Omar Fulco, también integrante de la Junta de Estudios Históricos local. 

En un tono amigable y cordial se ve en “don” Horacio la pasión que le sale por los poros, la misma que contagia con su relato.

¿Cómo se interesó sobre este hecho?

– En realidad investigar sobre los nombres de las calles del distrito me fue llevando a otros temas, y buscando en los archivos encontré que la construcción del Palacio Municipal estuvo parado por un largo periodo de tiempo.

¿Qué descubrió?

-En un día tan particular, como narro en el libro que compartimos con Omar Fulco, a siete metros y medio se toparon con “el primer intendente”, como le puse. Allí asomaba un toxodonte.

¿Quiénes participaron de este acontecimiento?

Fulco me acompañó en la investigación. Los datos que recabamos dicen que los arquitectos Odilia Suárez y Eduardo Sarrailh fueron los encargados de la construcción del Palacio Municipal. Ellos solicitaron la intervención de especialistas al encontrar el fósil.

¿Qué sucedió después?

-Según consta en los documentos, el Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia de Capital Federal envió al paleontólogo Guillermo del Corro, quien determinó que se trataba de un toxodon platensis. Un animal que habitó estos lugares hace más de ciento veinte siglos. Una especie de hipopótamo.

¿Cómo fue documentado este hallazgo?

-Hemos escrito bastante sobre este hecho: cuatro libros y una docena de artículos periodísticos a nivel regional y nacional. Sin ir más lejos, el año pasado el diario Clarín publicó un extenso artículo en agosto de 2019.

Con la simpatía y la verba de todo historiador al que le gusta contar historias, vamos desgranando este acontecimiento del cual muy pocos vecinos del distrito conocen en la actualidad. Horacio relata su paso por el Colegio Nacional Buenos Aires, la Universidad del Salvador y el Fondo Nacional de las Artes, que lo vieron formarse como historiador.

Esta información e investigación tan valiosa para los habitantes del partido, ¿no debería estar accesible en alguna web oficial para que todos puedan acceder a ella?

-Sí, es una tarea que entendemos debe emprenderse para que los tresfebrerenses sepan de su pasado histórico, porque es un hallazgo único en la región.

Una idea va ganando espacio en nuestras mentes. ¿Por qué nuestro “primer intendente” descansa en Parque Centenario y no en lugar que lo vio nacer?