16 octubre 2018


En busca de su sueño

Dylan Núñez vive en el edificio en el que se crió Carlos Tevez y, como tantos otros chicos de Tres de Febrero, ansía seguir sus pasos y triunfar en primera división.


Dylan Núñez, jugador de la sexta del Club Platense, sueña con ser uno de esos chicos que logran convertirse en jugadores profesionales. Vive en el Barrio Ejército de los Andes, casualmente en el edificio en donde vivió Carlos Tevez, y día tras día camina las calles del barrio para ir a entrenar y estudiar. El delantero de 17 años tiene en claro sus objetivos: “Estudio porque a mí nadie me aseguró que voy ser un futbolista profesional”.

A pesar de los peligros cotidianos, de chico jugaba todo el día en la canchita de tierra que está enfrente de su casa. “Mi vida giró siempre en torno al fútbol. Para el Día del Niño o mi cumpleaños, siempre pedía lo mismo, una pelota o un par de botines”, cuenta. Cuando tenía 4 años se puso su primera camiseta: la de Santa Clara, club del barrio al que siguió yendo hasta hace poco tiempo cuando, debido a una fuerte tormenta, se cayó el techo del club y tuvo que cerrar sus puertas a la espera de las refacciones.

Cuando tenía 12 años, luego de haber jugado siete años en River Plate, pasó a Platense como jugador libre. “Llegar de un club de primera es una ventaja, decís ‘vengo de Boca o de River’ y es todo más sencillo, pero mucha diferencia no hay porque a medida que crecés, la competencia se vuelve más pareja”, comenta.

El número 11 de la sexta de Platense vive con su mamá, su padrastro y tres hermanos. “Somos muy unidos. Por suerte me acompañan y ayudan mucho; hacen de todo para que pueda ir a entrenar”. Aún recuerda cuando iba al colegio a la mañana y volvía a su casa para esperar a su mamá. «Ella llegaba apurada de trabajar para llevarme a entrenar; después empecé a viajar solo. Nada será suficiente para devolverle a mi mamá todo lo que hace por mí”.

Hoy, Dylan atraviesa un gran momento futbolístico, convierte goles y es determinante en cada partido. «Le pongo muchas ganas, jamás falto a entrenar y, de a poco, todo el sacrificio está dando sus frutos”, cuenta. Tiene referentes, a quienes sigue e intenta aprender de ellos. “Me gusta el ‘Pity’ Martínez, por su velocidad, su pegada y la facilidad con la que elude jugadores. Obviamente, Messi también, pero tampoco me voy a comparar con Lionel”, agrega.

Dylan sueña con debutar en primera y se prepara todos los días para cuando llegue el momento. “Ojalá se dé lo antes posible porque estoy desesperado, no me lo puedo imaginar. Tengo muchas ganas”, revela.

Por Diego Ledesma, estudiante de la carrera de Periodismo de la EMAC