El 14-10-2017 a las 15:00 hasta las 17:00


Taller de construcción de instrumentos musicales alternativos en Ciudadela


El sábado 14 de octubre de 15 a 17 horas vení a la Sede Cultural “Alberto Olmedo”, en la Av. Rivadavia 12602, con entrada libre y gratuita. La inscripción es a partir de los 10 años (menores de esa edad pueden ir acompañados por un adulto) hasta llegar a las 20 personas. El material será provisto por el profesor Darío Castelo y los alumnos podrán llevarse el instrumento construido. Para más información llamá al 4647-2542.

Castelo es profesor de música egresado en el conservatorio “Juan José Castro”. Realiza tareas docentes en primarias y secundarias desde 2003. En su búsqueda por facilitar el acceso a la música en los sectores marginados de la población ha realizado estudios e investigaciones para crear instrumentos musicales con diversos materiales como papel, pasta de aserrín, pvc, entre otros materiales reciclados. Así fue como dedicó parte de su tarea docente a la realización de talleres de construcción de instrumentos en diferentes zonas de la Provincia de Buenos Aires.

La creación a través de las manos tiene grandes beneficios para el desarrollo motor, intelectual y anímico, ejercita la concentración y fortalece la autoestima entre otras cualidades. La expresión a través de la música comparte y potencia estos beneficios además de desarrollar las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta y la inteligencia espacial. El Proyecto C.I.M.A. (Construcción de Instrumentos Musicales Alternativos) es una organización que tiene por objetivo crear espacios a través de talleres que combinen estas dos variantes agregando el encuentro social, el reciclaje, el trabajo en equipo y el aprendizaje de diferentes técnicas de producción sonora.

En la búsqueda de sonidos se exploran los materiales a utilizar, muchos de ellos de descarte y todos de fácil acceso: botellas plásticas, corchos, cámaras de auto, latas, bolsas de nylon, caños de pvc, entre otros. Esto beneficia otro objetivo: acercar al máximo la posibilidad de poseer un instrumento de buena calidad hecho por uno mismo.

En esta oportunidad, los participantes son los beneficiarios de los instrumentos, por lo que aprenderán las técnicas necesarias para producirlos y los confeccionarán individualmente o en pequeños grupos, trabajando en forma paralela. En este caso los participantes se convierten en un engranaje de una fábrica de instrumentos. Se reparten las tareas para optimizar el tiempo, las herramientas, las capacidades de cada uno y el espacio. Algunos se dedicarán a decorar, otros a martillar, otros a encastrar, otros a afinar. El resultado del trabajo en equipo será la producción de un conjunto heterogéneo de instrumentos que pueden ser utilizados en beneficio de alguna institución (Escuelas, jardines de infantes, hogares de niños y adolescentes, hospitales, agrupaciones musicales…) u otro destino a elección de los participantes.

Dependiendo las edades de los participantes (menores de 10 deben ser acompañados por un adulto) tendrán la posibilidad de pegar, pintar, decorar, marcar, cortar, martillar, agujerear, clavar, atar, tensar, unir, tapar, armar, afinar y utilizar tijeras, cutters, sierras, martillos, clavos, taladro con soporte, caladora. El taller se adapta a cada contexto y tiene una duración entre una hora y dos horas y media, según los instrumentos a realizar: tambores; banda rítmica (tambores agudos, tambores graves, redoblantes, cencerros, mirlitones y panderetas); tubos sonoros (familia de tubos sonoros hechos con pvc de 126 a 34 centímetros de largo); vientos (modificadores de voz (mirlitón), clarícanos y sikus (opción: flautas traversas); batería (bombo con pedal, redoblante de lata, hi-hat de lata agudo y con pedal, 2 toms).